Todo comenzó… cuando una mañana vomité

Muy muy pocas veces habré vomitado en mi vida. Pero aquella mañana de verano no me encontraba nada bien, tenía mal cuerpo. Era martes, creo, y ya me sentí rara desde antes de levantarme de la cama.

El fin de semana había salido bastante y achacaba mi malestar a la «resaca». Según terminé de desayunar, lo vomité todo.

mica_mama_emilie_ringlet
Ilustración: Emilie Ringlet

Sigue leyendo